jueves, 14 de enero de 2016

Quiero ser tu sol.


Luna mía. 
Quiero ser tu sol de cada día;
pero también quiero ser como la marea fría,
que sube en altura por tu valía,
y luego vuelve a la calma con tu sinfonía.

Luna preciosa mía...
si no fuera por tu estadía,
la tierra ya no sería,
la más hermosa de la vía.
  
Sin ti, mi universo estaría incompleto,
lo digo por cierto;
ya que las cicatrices que te ha dejado el tiempo,
salvan a la madre tierra de hecho.

Perdona si no puedo evitar que algo te haga daño,
pero en la vida, trasegar, sentir y sufrir,
es parte de un amor más grande y sagrado...
por eso eres libre de ser y de elegir,
el rumbo que desees seguir.

Mi calor a veces quema,
mi Luna eterna,
Lo siento...
pero así es el amor que te tengo.